Posteado por: JJMercado | octubre 25, 2008

UMBRAL ESCRIBE A SU MUJER DESDE LA MUERTE

Al poco de su muerte, desembarcó en las librerías un libro póstumo de Paco Umbral. Llegó en forma de carta tardía a su mujer, María España, ya que el texto original data de los años ochenta, cuando el escritor parecía adivinar el futuro que se le venía encima. Si dijeran que todo está escrito los meses previos a su muerte, todo encajaría perfectamente. Curiosidades de la vida.

Publicado por Planeta, “Carta a mi mujer” es el último libro de Umbral. Además, se ha sacado una recopilación de sus mejores textos sobre Madrid en un ladrillo insoportable, cutremente editado en tapa blanda y con letra microscópica dentro de una colección igualmente infumable donde comparte cartel con Antonio Gala o Terenci Moix. Tremendo, el desaire y la injusticia que se le hace a Umbral con tomos como éste. Esperemos que la próxima publicación, que recogerá sus poesías completas, esté a la altura del inolvidable maestro. Pero hablemos del libro que aquí nos trae.

Como un Cid miope y con bufanda nos viene Umbral, con su jardín de gatos y sintaxis, a seguir ganando la batalla de la literatura desde más allá de la muerte, desde más allá de unas nubes de mares y de olvidos, con una larga carta a su mujer, a su María España, patria querida y fiel y femenina, como la única entre todas las mujeres de las que pasaron por el cuerpo del escritor. Lo dijo ella en la presentación del libro: Pasaron muchas, sí, y bien que hizo, pero sólo yo quedé. Generosidad y orgullo de mujer. Amor, debe llamarse eso.

Carta a mi mujer. Carta larga que son dos cartas o quizá todas las cartas que no quiso o no supo mandarle a lo largo de la vida y que vienen ahora con remite, qué ironía, de donde ya no se es, de donde ya todo es recuerdo largo y cada vez más roto. Carta a mi mujer. A su mujer. A esa que forjó como un arma para sobrevivirse, en palabras de Neruda que abren el libro. Y para sobrevivirse llegan estas cartas, ahora que ya es un muerto, con sus dos fechas cumplidas y su mortaja.

Para sobrevivirse y para completar la parte más puramente íntima de la obra inabarcable/inagotable de éste que fue quizá el mejor prosista en español del siglo XX –yo sólo lo comparo con Quevedo, sentenció Cela-, una parte perfectamente definida que limita al norte con su madre/Greta Garbo, al sur con su hijo mortal y rosa, al este con su mismo ser de lejanías y al oeste, ahora, con su amor/mujer. Cuatro diarios íntimos. Cuatro puntos cardinales preñados de lirismo y corta distancia que diseñan el mapa de un hombre complejo, de alma poliédrica, capaz de dejar de lado su trillada actualidad para vomitarnos un presente puro y profundamente personal sin el que no es capaz de explicarse a sí mismo. Con estos cuatro libros no escribe para contar, sino para contarse, para mostrase a sí mismo, para leerse después y saber a quién coños se encuentra por todos los espejos. El cuerpo es pastor del ser, y Umbral en estos libros nos muestra su rebaño.

El libro, claro, no ha tenido ecos de periódico, ni ha sido perseguido por la electricidad. Los mismos cobardes que ayer se cuadraban ante su voz de tumba, los plumillas que tanto han acudido al pie de sus columnas en busca de limosna, los pisamoquetas que un día temieron sus balas de papel aun no se han enterado de la vuelta del monstruo. O no han querido enterarse, empapados como andan de un analfabetismo contundente.

Su mujer, en cambio, su María, su mariamor, sabe que Paco ha vuelto y lleva bajo el brazo la carta que ha dejado como prueba. Ella quedó, sí, única y sola, entre todas las mujeres. Este libro así lo cuenta. Palabra en el tiempo, escribió el poeta. Mujer en el tiempo, quedará ya para siempre María España.

 

PD1: He seguido con Jaime Bayly. Esta vez “Y de repente un ángel“, la novela que le supuso ser finalista del Planeta. Me daba miedo, después de la grata experiencia de “El canalla sentimental“, que ya comentamos aquí la semana pasada. Ha pasado la prueba. No llegando a las alturas del segundo, en esta novela de reencuentros y amores familiares se adivinan los chispazos que prenden luego de manera continua y descarada ya en su último libro.

PD2: Me gustó el otro día ver que Fanfatal trajese a Loquillo de visita por Redliberal. Es uno de los grandes. Y ya que viene a cuento, digo porque me hizo recordar que el año que viene sacará al mercado un disco musicando poemas de Luis Alberto de Cuenca, otro de los grandes. Ansioso está uno, después de haber disfrutado tantas veces de, por ejemplo, Cuando piendo en los viejos amigos.

Anuncios

Responses

  1. […] Libro de Umbralconpropiedad.wordpress.com/2008/10/25/umbral-escribe-a-su-mu… por azulado hace pocos segundos […]


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: