Posteado por: JJMercado | noviembre 2, 2008

PÉREZ REVERTE Y GARCI FRENTE AL 2 DE MAYO

Debo ser de los pocos en España que nos atrevemos a decir cosas buenas de Garci. Creo sinceramente que ha dejado para el recuerdo películas como Volver a empezar, El crack, El abuelo o Tiovivo. Quizá ese sea su mayor hándicap y haya tocado techo –alto, desde luego- con esa colección de cintas. Quizá. De momento, su Luz de domingo fue un monumental fracaso y su Sangre de mayo, un fracaso monumental.

Además, en ésta última, partía del pecado mortal de haberse hecho con el botín de nada menos que 15 millones de euros (sólo se ha recuperado un 5%), que la gran liberal –la más de todos- Esperanza Aguirre le había entregado en mano para que cerrase los actos conmemorativos de la movida con los franchutes. Al final, el resultado es vergonzoso: una película mala, pesada, mal montada, con unos limitadísimos escenarios de cartón piedra, unos actores principales de dudosísima valía y unas batallas ridículas de no más de 10 caballos mal repartidos en las que no aparecen ni el asalto a Monteleón, ni las reyertas callejeras por Atocha, ni el ataque por La Puerta de Toledo, ni los mamelucos desguazados en Sol. Nada de nada de nada. Una broma de mal gusto, la presentada por Garci en la que sólo se salva la profesionalidad de contados secundarios y un par de escenas de interiores, muy típicas del director, que tan bien sabe resolver.

A Dios gracias, a lo largo de este año, hemos sido testigos también de la llegada a las librerías de un libro que viene a ser la otra cara de esta película: Un día de cólera, de Arturo Pérez Reverte. Libro de extraordinaria agilidad, en él asistimos como testigos directos de aquél sangriento día de mayo, desde las primeras luces del alba, con los nervios en corrillos por la Puerta del Sol,  hasta la negrísima madrugada goyesca, con los fusilamientos en la montaña de Príncipe Pío.

Como si fuésemos manejando el street view, esa nueva herramienta mágica de Google, nos transporta Pérez Reverte al Madrid de hace dos siglos para que olisqueemos el miedo, para que oigamos los cascos de los caballos trotar por sobre la piedra castiza de la capital, para que nos sepa la boca a sangre, para que toquemos los cuerpos sudados tendidos al sol, para que nos fatiguemos al leer como si estuviésemos también nosotros prendiendo la mecha de los cañones a las puertas de Monteleón, para que terminemos y podamos contar que lo vivimos, que estuvimos allí y que la cosa no es lo que nos han contado, que no hubo grandes héroes de la patria, que fueron las putas, los guarros, los ladrones, los bandidos del Rastro, los herreros, los manolos de Lavapiés , los taberneros, las pescaderas, las uñas negras de los farsantes, el olor a sudor, los bajos fondos, los borrachos de sombra, los ujieres, los alegres jardineros, los criados, que ellos fueron quienes salieron a la calle a dar mordiscos, a clavar aguijones, a cascar cabezas a martillazos, a destripar caballos, armados de sus dedos y sus dientes, de sus trastos de arar, sus cachicuernas, sus ollas de aceite hirviendo, sus tijeras de coser cortinas descosidas, y lo hicieron, no por sus ideales o su patria, no por su libertad o sus ayeres, lo hicieron crudamente por cojones, por no encontrar sitio libre en el bar de la esquina, por andar mareados de escuchar hablar gabacho, porque aquellos soldaditos peripuestos les miraban el culo a sus parientas y pisaban unas calles que no eran suyas y habían llegado sin la invitación de nadie, porque nada importaba salvo que no pintaban nada aquí aquellos malditos franceses, espesos y altaneros, crecidos y dispuestos, y había que volver como fuera a calzarse unas cadenas que aunque ruines y asesinas eran paisanas y sonaban a un algo conocido, que si nos tienen que colgar que nos cuelguen en español y con olor a pan y a callos viejos, y sin embargo aquéllos que salieron, aquéllos que mataron y vivieron sus últimos momentos, todos los que aquel día se bañaron de sangre y pisaron tripas y respiraron el olor a mierda y nube negra de la muerte por la Puerta del Sol, por la calle Barquillo, por los patios traseros de la Plaza Mayor, por los bajos fondos de Atocha y la Montera, por los jardines secos del Prado o a las puertas de aquel cuartel de Monteleón donde a las órdenes de Daoíz y Velarde, que supieron darle brillo a todo un ejército vil y acobardado, se sujetaron las tripas con las manos y lanzaron prendieron la mecha de los cañones hasta la heroicidad, todos estos, decía, sin saberlo, conformaron el bando del honor, con razón o sin ella, como dijera aquél Goya espantado que notaba resonar en su sordera el correr de la sangre y el eco de las balas, mientras se debatía, como tantos, ay, entre el honor y las ideas, entre salir a aferrarse a las esquinas de Fuencarral, a enfrentarse a la caballada de San Jerónimo junto a una turba de compatriotas desalmados y analfabetos, o quedarse mirando el infierno de la calle desde el balcón de casa, decidido a no abrirle las puertas a un rey felón, voraz y vomitivo, por más que el precio fuera tener que soportar una invasión furtiva y traicionera.

Por todo ello, merecen esas gentes que se cuente lo que hicieron. Al que quiera saberlo, lo dicho. Sí, Pérez Reverte. No, José Luis Garci.

PD: Como novedades importantes, resaltar la publicación de “Libertad de elegir” de Milton y Rose Friedman, por Gota a gota, y de “Liberalismo” de Pascal Salin, compendio más recomendable que el anterior que acaba de sacar Unión Editorial.

Anuncios

Responses

  1. Enfermos morales como vosotros aprovechan cualquier ocasión para atacar a La Más Grande, que, aparte de todo, está realmente buenísima.

    Saludos liberales

  2. Tomo nota: el de Reverte lo tengo por casa, la de Garci, ya la veré en Telemadrid.
    Saludos!

  3. Es muy triste que la referencia cultural sea Perez Reverte.Su estilo machoman, da bastante penita como el de Pio Baroja o Heminway.Claro que estos ultimos escribian infinitamente mejor que el cartagenero.Para ese viaje mejor leer a los clasicos y no el refrito.Empezando por Blanco White(entero y sin censurar como han hecho con la edicion del Canal de Isabel II) o Perez Galdos,por hablar de literatos y no de historiadores.
    IMHO se trato de una guerra civil,una mas, de las muchas que hemos tenido,tuvimos y tendremos.
    Entonces , como ahora,cuando los monarquicos y los curas trabuqueiros apoyan el liberalismo, es hora de saber que estamos ante una mala comedia.Se alzaron contra Napoleon y se quedaron en casa con los 100000 hijos de San Luis.
    La unica diferencia entre lo de Reverte y lo de Garci, es que hacer una peli es mucho mas caro que escribir un libro.Sin contar la pasta que se puede haber llevado al estar en la pomada esa de la fundacion del 2 de Mayo que ha montado la superlieral Esperanza Aguirre.Otra liberal de comedia mala.

  4. Evidentemente, tener a Reverte como referente cultural es una cachondonería, sí. No sé quién le tiene por tal. Debes haberlo leído en el mismo sitio en que los curas y los monárquicos apoyan el liberalismo.
    En segundo lugar, compararlo con Galdós o Baroja o con Hemingway no deja de ser una extravagancia. Si del estilo hablamos, cabe hablar de varios Revertes. El novelista simplón -me duerme- el machacón de los arículos -me satura- o el novelista histórico de Alatriste o Día de cólera, donde consigue un ritmo, una creación de imágenes , una épica y un dominio del lenguaje ciertamente importantes. Infinitamente mejor que los galdoses, hamingways y barojas soporíferos -al americano le perdono un puñado de cuentos-.
    Lo de que la Espe le haya dado su propina igual que a Garci sí que se me había pasado comentarlo, mira. Dicho queda.

  5. Galdoses y Barojas soporiferos….comparados con la ps2 y los mangas…

  6. Y añado: en ocasiones cursilones y sin una gota de estilo literario. Abajo el realismo galdobarojiano!!!

  7. A mi el Pío Baroja del “El Arbol de la Ciencia”, me parece magnífico, nada de soporifero.

  8. Yo, de elegir, prefiero Las inquietudes de Shanti Andía…

  9. “Abajo el realismo galdosiano”
    Huy lo que ha dicho….anda vete a leer Harry Potter!

  10. Dije galdobarojiano… y vuelvo a Harry Potter, que bastante de parecido tiene con las novelas que te van tanto…
    PD: No dejes de iluminarme, por favor.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: