Posteado por: albertodiazjusto | noviembre 23, 2008

La explotación laboral evoluciona (para bien)

Los liberales, de todos es sabido, somos malvados come niños y bla, bla, bla… Pero además, o quizá debido a, solemos tener razón. Si clamamos por la eliminación de toda ayuda “social” no es porque queramos ver a los pobres muriéndose como los progres creen, lo defendemos porque es justo que cada uno prospere sólo gracias a su esfuerzo e ingenio y porque creemos que esa es la única manera de que una sociedad prospere, de que el pobre deje de ser un monigote en manos del burócrata de turno y confíe en sí mismo únicamente.

Pues la misma receta es la que los liberales damos para el trabajo infantil. Aunque en su día Jorge Valín se llevara más palos que una estera por parte de la blogosfera izquierdista por aquel famosísimo artículo sobre los héroes de la libertad (ni pongo el enlace) los liberales, si bien con otros modos, pensábamos que estaba en lo cierto. La cuestión es muy clara. A nadie le gusta ver a los niños/chavales trabajar en penosas circunstancias durante horas y horas pero a menos que a alguien se le ocurra una idea mejor la prohibición de dicho trabajo llevará irremediablemente a esos niños y sus familias a situaciones si cabe más desesperados, lo cual ya es mucho decir. El liberalismo defiende que sólo pasando por esa penosa etapa, a ser posible lo más rápido posible claro, se podrá empezar a cambiar la estructura de producción de esos paises (salario -> ahorro -> inversión -> capital->mejora productividad del trabajo->salario mayor->…).

Suelto estas obviedades porque una vez más la realidad nos da la razón a los liberales. Ya lo avanzo en el titulo, la explotación laboral de chavales asiáticos “persiste” pero ha evolucionado por el camino que nosotros anunciamos. No os voy a contar la historia porque os pongo el enlace. La noticia original es esta. Yo lo ví aquí. El autor, progre pero bueno, lo interpreta a su modo pero aún así lo recomiendo.

Si ya lo habéis leído os habréis quedado de piedra. Yo mismo, que soy joven, estoy perplejo de lo rápido que cambian las cosas. La cuestión aquí es que esos chavales que hace 10/15 años bien podrían estar haciendo zapatillas con sus manos ahora están explotados con un ordenador. He ahí el cambio estructural del que hablaba. Los sufrimientos pasados han servido para que esos países acumulen el ahorro necesario para poner a disposición de los “explotados” trabajadores juveniles un elemento de capital tan complejo como un ordenador con conexión a internet. Los chicos han pasado de deshollarse las manos con zapatillas a dejarse los ojos delante de una pantalla de ordenador.

Afortunadamente el mundo y la realidad económica está muy por encima de las neuras izquierdistas.

Anuncios

Responses

  1. Los que están a favor de que el Estado prohiba el trabajo infantil normalmente viven en una burbuja progresista. Se creen que los hijos de todo el mundo van a interesarse por ir a los museos y leer libros de Marx (bufanda palestina incluida).

    La situación es tal que la juventid infantil hoy en día no trabaja (en el mundo occidental). Por lo tanto, retrasan su madurez y su sentido de la responsabilidad. Vivimos en una sociedad contraria a la madurez, y por eso vemos a tantos veinteañeros o incluso treintañeros con el síndrome de pañales. Esto es: prefieren vivir con sus padres hasta que se mueran, no ahorrar casi nada, ni trabajar muchas horas, y todo ¿para qué? Para poder tener un coche y salir los fines de semana a antros lleno de drogas, perdición, violencia y para beber hasta reventar. Todos los fines de semana vemos lo mismo: una cultura “juvenil”, anclada en el vicio, la irresponsabilidad, la irrespetuosidad, y el desacato a la autoridad. No digo que todos los jóvenes son así, obviamente hay algunas excepciones. Pero no hace falta ser sociólogo para verlo: salgan cualquier sábado por la noche para “peinar” alguna zona de copas y sólo verán miseria y a muchos jóvenes sin ningún deseo de mejorarse o trabajar — luego se quejan de que “las empresas piden experiencia y no tenemos” ¡claro que no la tiene! No quiso obtenerla antes, ¿qué esperaba?

    En fin, un saludo,

    Alfredo

  2. Y todos los niños chinos están jugando al WOW…ah, no, que son dos o tres.

    Ah, no, que la inmensa mayoría sigue pasando su infancia de sol a sol, sin educación y, por tanto, sin posibilidades de prosperar en el futuro.

    Qué bonito es aplaudir la explotación con el estómago lleno desde Europa. Luego llorareis por que os traten de explotadores y crueles…es que lo sois.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: