Posteado por: albertodiazjusto | marzo 20, 2009

Coase y Becker estarán contentos

Cuentan que cuando Hoppe visitó la URJC en 2004 comentó acerca del Teorema de Coase que éste venía a ser como si la mujer violada tuviera que pagar al violador para que no lo hiciera (violarla digo). Puede parecer un poco brusco pero la verdad es que tiene razón.

Hablo de esto porque un menor de Sevilla ha estado pagando a una banda de violentos (también menores) para que no le dieran palizas.

Cuando las teorías no son buenas en sí mismas no puede serlo su aplicación y este ejemplo sirve para mostrar lo erróneo (y vomitivo) de defender según qué cosas.

Visto en Menéame.

Anuncios

Responses

  1. No entiendo. El “teorema” de Coase (si alguien me encuentra su enunciado exacto y una demostración le ofrezco un vale NO convertible por una cerveza) dice que en una situacion donde los derechos de propiedad esten BIEN definidos y no haya costes de transacción, los agentes enfrentaran las externalidades negativas de un agente (a las que el agente tiene derechos) mediante pagos cruzados.

    El teorema presupone la existencia de derechos de propiedad y que todos los agentes los tengan bein definidos y se respeten.

    El Teorema de Coase diría que si el Estado no protege al niño, tampoco debe impedirle pagar a los matones. Pero no dice que el Estado no deba imponer los derechos de autopropiedad del niño.

    http://www.lorem-ipsum.es/blogs/equilibriosocial/2005/04/

    http://www.lorem-ipsum.es/blogs/equilibriosocial/2005/05/teorema-de-coase-y-fundamentacion-del-estado-revisitado/

  2. Kantor, me refiero a la “otra cara” de Coase, a la que dice que para alcanzar un resultado socialmente eficiente siempre se podrá hallar una distribución inicial de los derechos de propiedad. Esto viene a decir que no importa de quién es formalmente la propiedad porque el máximo beneficio social reorientará los derechos de propiedad hacia aquella situación que mejor se adecúe.
    Por lo tanto si al violador le produce un enorme placer la vilación, ésta es tan válida como ingreso social como la de la víctima, puede darse el caso que describo y que sea la víctima q compemse al violador por la pérdida de la no-violación.

    Un saludo.

  3. Alberto en mi opinión tienes casi toda la razón. Digo casi porque el mismo Coase tenia una ensalada mental del carajo y uno no sabe muy bien con qué quedarse. Se supone que nunca aprobaría esa situación que tú propones puesto que llevaría a la destrucción de toda una sociedad… pero él realmente toleraría que algo similar sucediera dependiendo de las circunstancias. Ver el primer párrafo y ver el segundo.

    Pero al elegir entre ordenamientos sociales, en el contexto en el que las decisiones individuales son tomadas, debemos tener en mente que un cambio del sistema existente que conduzca a un mejoramiento en algunas decisiones, puede muy bien conducir a un empeoramiento de otras. Además, debemos considerar los costos involucrados en operar los distintos ordenamientos sociales (ya sea el funcionamiento de un mercado o de un departamento de Gobierno), como también los costos que demandará la adopción de un nuevo sistema. Al diseñar y elegir entre ordenamientos sociales debemos considerar el efecto total. Este es el cambio de enfoque que estoy proponiendo. Ronald H.Coase, “El problema del costo social”, en La Empresa el Mercado y la Ley, Alianza Editorial, Madrid, 1994, p. 164.

    “sería deseable preservar las zonas (la calle Wimpole o el páramo) para uso residencial o profesional (dando a los usuarios no industriales el derecho de paralizar el ruido, las vibraciones, el humo, etc., mediante pleitos) sólo si el valor de las instalaciones residenciales adicionales obtenidas fuese mayor que el valor del pan o del hierro perdido. Pero parece que los jueces desconocieron este hecho”. El problema del costo social”, en La Empresa el Mercado y la Ley, Alianza Editorial, Madrid, 1994 (la página no la tengo apuntada)

    Espero que sea de utilidad… Un abrazo.

  4. Daniel, gracias por la aportación. La verdad es que ya conocía el acongojamiento de Coase de llevar a su extremo lógico su idea y por eso se queda un poco ahí en medio de nada, como si le diera vergüenza. Becker va un paso más allá pero tampoco da el último paso, creo que también se asusta de las implicaciones.

    Un saludo.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: