Posteado por: JJMercado | octubre 1, 2009

POLANSKI Y LA BUENA EDUCACIÓN

SuperStock_253-153Leo en el blog Contando estrellas una serie de conclusiones acerca del caso Polanski que me han hecho recordar que “El proceso”, de Kafka, más que una novela de ficción es un serio aviso de lo que cualquier día nos puede suceder.

Yo no sé cuándo fue que se nos jodió el derecho penal (que diría Vargas Llosa), pero me basta con saber que está jodido, y que lo está fundamentalmente por haber sustituido la realidad de la víctima por la ficción de la sociedad, por haber dejado de ser el modo de canalizar el reclamo de restitución y retribución frente al crimen para convertirse en un orden imperativo, expresado a través del conjunto de normas jurídicas sancionadas arbitrariamente por el Estado para castigar acciones que presuntamente perjudican a la colectividad.

La víctima no vale nada. Su voluntad no cuenta. Es simplemente un resorte que activa la personalidad propia e independiente del monstruo estatal que, con sus acciones, persigue sus propios fines e impone sus propios medios. Él es el titular de la acción penal, él es quien define lo que es o no es delito y él es quien determina la pena a aplicar. ¿La víctima, dice usted? No tengo el gusto…

Si ya es una lástima que esto suceda, lo es aún más que provoque los aplausos de una grada encendida que, en lugar de denunciar la situación, se dedica a pedir más madera tal que aquellos que acudían a los autos de fe para decorar con sus risotadas los chillidos de los pobres chamuscados. Larga es la sombra de Torquemada.

Evidente”, dice Elentir que resulta la culpabilidad del director de cine. A la hoguera con él. Encendamos antorchas. Acudamos en masa hasta la cárcel suiza que guarda sus huesos. Inventemos consignas. Abracemos pancartas. Colguémonos un lema en la solapa: “No a la pederastia”, “Yo también fui violado por Polanski”… Y sobre todo, que nadie se olvide, silenciemos a la víctima, hagamos oídos sordos y atémonos al mástil, si fuera necesario, cuando Samantha Geimer repita hasta la náusea: “no quiero que vaya a la cárcel”, “no creo que sea ningún peligro”, esto es una “broma de mal gusto” o insista en recordarnos la petición expresa interpuesta a principios de año en Los Ángeles de que se abandonara el caso definitivamente.

 

Anuncios

Responses

  1. Es la consecuencia directa de colectivizar hasta el pecado. Ya no hay víctima, sólo colectivo en peligro. Ya no hay víctima, sólo colectivo indignado.

    Gracias, me regalas varias ideas que necesitaba 🙂

  2. Una muestra de relativismo moral. Una víctima puede perdonar a un criminal (como lo es Polanski) a título personal o ante Dios. Pero vivimos en la tierra, hay un sistema judicial y Polanski es un criminal y ha de pagar por ello. Esto es fundamental para proteger a otras posibles víctimas de estos tipejos. Tu hija o tu hermana podría ser la siguiente.

  3. Estaría bien que la anónima cautelosa explicase qué entiende ella por delito, cómo debería tipificarse, qué pena correspondería a cada uno y, sobre todo, en base a qué sólidos principos morales tomaría todas estas decisiones. Y no estaría de más si, antes que nada, explicase si cree que existe diferencia entre ética y moral y la importancia que tiene -caso de diferenciarse- para el tema que nos ocupa.
    Entretanto, la hija que no tengo y la hermana que sí agradecen la atención.
    Saludos.

    PD: Me alegro Luis, porque seguro que las expones mejor que yo 😉

  4. Anónima tiene razón en que hay un sistema judicial. Lo hay. Y éste resolverá que Polanski no es ningún criminal.

  5. ¿He pedido yo quemar a Polanski? No. Eso es una mentira, recurso clásico del que tiene que recurrir a la demagogia cuando carece de mejores argumentos. Lo que yo he dicho es que ese tipo CONFESÓ haber mantenido relaciones sexuales ilícitas con una niña de 13 años, niña que además fue drogada. Si eso no es una violación, ¿cómo carallo lo llamamos?

    Lo que no entiendo es que a cualquier otro ciudadano se le condene por algo así y sin embargo se monten numeritos victimistas con Polanski simplemente porque es un director de cine famoso. Las leyes valen para todos, ricos y pobres, ciudadanos de a pie y directores de cine. Ya está bien de sacarse discursos demagógicos sobre la moral para disculpar una violación sólo porque la ha cometido un director de cine, caray.

  6. Creo que se entiende muy bien que no has pedido quemar a Polanski, hombre. El debate es si alguien, además de la víctima, tiene o no derecho de acusarle de cometer un delito y las terroríficas consecuencias que eso acarrea.

  7. No creo que el Estado, o la organización que fuese, al aplicar justicia, tenga que atender sólo a lo que dice la víctima. En el caso de los delitos graves, lo veo clarísimo. ¿Tal vez debiera atenuarse la pena cuando media perdón de la víctima? No lo sé. Pero no encuentro razonable lo que dices.
    Imagínate por un momento cómo actuarían los criminales sobre sus víctimas para ganarse su perdón. Sobre todo los criminales poderosos.

  8. En el blog de Daniel Rodríguez Herrera hay una serie de comentadores que han defendido mi postura anterior mucho mejor de lo que lo podría hacer yo. Creo sinceramente que a algunos la ideología llevada al extremo os pierde.

  9. La náusea la provoca el corporativismo franco-cinematográfico con Almodóvar al frente. Polanski es un prófugo de la justicia eso no lo puede negar nadie por muy “en defensa propia” que hubiese sido vista la actitud del juez.

    Y sí está marcado por la tragedia desde los campos de concentración hasta el asesinato de Sharon Tate pero hay que tener cuajo para seguir adelante sabiendo que alguien sobrevive y si le preguntas contesta: “Miro atrás y no hay duda de que lo que hizo fue algo horrible. Es terrible hacerle eso a una niña. Pero, honestamente, toda la publicidad que rodeó al caso fue tan traumática que lo que me hizo palidecía en comparación”. Lo que hizo Polanski estuvo mal, me forzó. Estoy segura de que si pudiera volver atrás no lo volvería hacer. Cometió un horrible error por el que ha pagado con toda la mala publicidad posible para él. Fue hace 30 años, tengo un mal recuerdo de aquello, pero puedo vivir con él”.

    Supongo que independientemente de la publicidad del caso, este hombre algo hizo mal. ¿ O no?.

    P.D. Yo no tengo que imaginar nada. Tengo un caso en la familia.

  10. Vamos a ver, si la “victima” accede a algo, tras las irrelevantes autojustificaciones que sean, lo que hay es voluntariedad. Si existe tal no hay víctima alguna, y por tanto no hay crimen alguno. Un crimen presupone una parte agraviada que actúa contra el supuesto criminal. Si el primero no se siente agraviado y decide dejar de actuar contra el otro, por la razón que sea, debería respetarse su voluntad. Fin del caso.

    Yo no he visto a ninguna “sociedad” ni ninguna otra deidad por ahí volando, contra la que se pueda atentar, individuos, sí, todos los días.

    Los delitos son “públicos”, porque el objeto de eso que llaman Justicia, y no lo es, no es defender a los derechos legítimos de cada uno de nosotros, si no por contra proteger los intereses de la clase dominante, esto es pacificar internamente al ganado humano para no dificultar el proceso de extracción de valor del mismo. Cuando yo, hipoteticamente, le clave un cuchillo a Mercado, en realidad, ya no estaremos ante un supuesto de agresión de un individuo sobre la vida de otro (sobre su derecho de propiedad sobre sí mismo), sino que lo que se defiende es la propiedad del estado sobre Mercado, contra la que yo habría atentado, en el ejemplo.

    Así de crudo y de real. Sus interpretaciones misticas puede que confundan a los fieles de su credo arquista, pero una persona racional no puede consentir que seres imaginarios entren en el campo del Derecho.

  11. PD: No entro en el caso en cuestión ni hago un juicio de valor porque no conozco los detalles. Solo cuestiono los llamados delitos públicos de una forma general.

  12. Podemos discutir si son consentidas o no unas relaciones según lo declarado por Samantha Geimer ante el jurado. Si nos tomamos la molestia de leerlas, a lo mejor no las tildamos de irrelevantes.

    El propio Polanski se declaró culpable de “ relaciones ilícitas”. Como en las pelis – soy cinéfila, ya perdonaréis – hubo un pacto entre juez, fiscal y abogados. A partir de ahí ya se sabe el resto : prófugo de la justicia.

    Que la Justicia es un montaje, que alrededor nuestra debemos ir despejando barreras para no sentirnos un rebaño y pelear contra el sistema, si tenemos valor y ganas, desde luego, pero mucho ojo con este caso en cuestión porque tiene más trampas que un campo de minas.

    Saludos.

  13. Muy bueno el argumento rothbarniano de justificar la justicia como sólo la víctima y el agresor, cualquiera que matara o violará con un dinero se resarce a la víctima o al familiar como un contrato y se acabo, todos contentos, entonces ya se dejaría de llamar justicia y seria contrato de justicia u otra cosa. Podríamos decir ¿cuánto vale en dinero el asesinato o la violación?

    Entonces cualquiera con dinero podría matar previo pacto con la familia del afectado, violar y luego indemnizar y demás, podría ser otro un tercero víctima por no haber sido encarcelado en un primer proceso.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: